Barcos de día y alto rendimiento | Hamilton Marine

Barcos de día y alto rendimiento

FONERS, el anterior yate de la familia real, FORTUNA, construido en el 2000 por Izar en España para el rey Juan Carlos, es probablemente aún el superyate más rápido jamás construido.

 

El FORTUNA se construyó con tres turbinas de gas Rolls Royce de 6.700 Hp acopladas a tres turbinas de agua Kamewa y tiene 2 motores MAN más pequeños para maniobrar. Supuestamente alcanzó la velocidad realmente impresionante de 70,1 nudos (129,82 km) por hora en pruebas en el mar. Esto podría no sonar demasiado emocionante a menos que alguna vez haya estado en un barco muy rápido, pero poder contemplar al FORTUNA planear como una lancha rápida era uno de los momentos más destacados de los veranos en Mallorca cuando estaba en comisión y era parecido a ver pasar volando al Concorde. No hace falta decir que una buena tripulación y equipo de mecánicos se requería para mantener un yate de tan alta precisión en las mejores condiciones y dando el máximo rendimiento.

La atracción de las embarcaciones rápidas es obvia para aquellos que buscan llegar a su destino lo más rápido posible, ya sea desde Mónaco a St Tropez o desde Ibiza a Formentera. Por otro lado, es muy divertido abrir los aceleradores y admirar esa impresionante estela o cola de gallo de vez en cuando.

No todo el mundo está buscando embarcaciones muy rápidas, motores enormes, materiales de construcción exóticos y mantener los interiores de sus yates en una dieta estricta, sin mencionar las facturas de combustible bastante elevadas que pueden acumularse cuando estos yates navegan a altas velocidades. Una velocidad de crucero de 25 a 30 nudos puede llevarle a su destino a un buen ritmo y cómodamente en condiciones adecuadas, y muchos yates lo pueden lograr hoy en día.

A bordo de muchos de estos barcos no se duerme, aunque la mayoría tiene un alojamiento que está bien equipado y es más que adecuado para navegar entre islas o para travesías por el Mediterráneo.