Motoveleros | Hamilton Marine

Motoveleros

¿Es posible tener lo mejor de ambos mundos?

Vivimos en tiempos donde se fomenta el uso de energías renovables.

La energía híbrida y otras soluciones de propulsión proporcionan alternativas eficientes a la generación tradicional de combustible y energía en muchos aspectos de la vida diaria y el transporte. Lo mismo se aplica a los grandes veleros donde, en un mundo ideal, se podría considerar que utilizan el método de propulsión más eficiente en energía, viento y velas, que se puede complementar con otras tecnologías de generación de energía renovable como la energía solar para proporcionar un alto grado de autosuficiencia. Sin embargo, a menudo hay muy poco o nada de viento y se necesitan motores o generadores diesel convencionales para navegar de un sitio a otro.

Los grandes veleros tienen uno o dos motores y van desde muy rápidos y deportivos cruceros de regatas con aparejos muy modernos a yates parecidos a los de motor de desplazamiento con aparejos y velas simples para ayudar cuando las condiciones lo permitan. Requieren el mismo equipamiento que los yates de motor a fin de que los propietarios e invitados disfruten de las comodidades de vivir a bordo como el aire acondicionado, desalinizadoras y electrodomésticos etc., además de todo lo que se necesita para hacer que el barco navegue como son su aparejo y velas, winches, escotas y obenques. Además, la mayoría tienen un volumen interior mucho menor para la misma eslora que un yate de motor y si el equipamiento es de alta tecnología, requerirá una inversión mucho más elevada. Por lo tanto, en general, los veleros son muy complicados de diseñar, caros de construir, usar y mantener a fin de poder aprovechar el viento. Eso probablemente explica algunas de las razones por las que hay menos veleros grandes en comparación con los yates de motor. También es probable que los armadores de veleros tienen ideas más claras acerca de lo que quieren que sus contrapartes de yates de motor, y a menudo querrán construir el yate de sus sueños, muy personalizado, lo cual puede reducir su valor y atractivo en el mercado de segunda mano.

Sin embargo, hay muchos aspectos positivos al navegar en un velero o motovelero que vale la pena tener en cuenta. Cuando se navega a vela además de usar el motor como sucede a menudo, es una sensación maravillosa y una forma bastante estable de moverse por el agua gracias a las quillas fijas o movibles. Es posible un ahorro sustancial de combustible cuando se navega, incluso si aún se requiere un generador o algo de potencia del motor para mantener el equipo doméstico en funcionamiento y para alimentar los winches, etc. El hecho de que, si los motores fallaran, debería proporcionarse una seguridad adicional ya que debería ser posible llegar a su destino a vela.

Sin entrar en la definición de lo que es un motovelero, que aspecto debe tener y cuál debería ser su rendimiento, basta decir que tanto la vela como el motor se pueden usar individualmente o en combinación para proporcionar la propulsión. El hecho que puedan tener puente de gobierno o un salón en cubierta, fly-bridge etc., es bastante irrelevante para sus capacidades combinadas de navegación a vela y motor. La velocidad de crucero y autonomía navegando solo a motor puede ser muy similar a las logradas por los yates de motor, con travesías transatlánticas sin usar las velas siendo bastante comunes.

Deseo y espero que se construyan un mayor número de motoveleros en el futuro y que los disfruten más armadores. Creo que la industria necesita mejorar en términos de la promoción de sus virtudes y personalmente no se me ocurre una mejor manera de hacer viajes largos, vivir a bordo y explorar el mundo que en un Perini Navi o similar donde tanto los propietarios, invitados y la tripulación tienen alojamiento cómodo y adecuado y, sin embargo, aún se puede participar en la euforia de las regatas de superyates y mezclarse con otros propietarios y tripulaciones si así lo desean. ¡Algo que no suele suceder entre los propietarios de grandes yates de motor!