La tripulación si importa | Hamilton Marine

La tripulación si importa

Si paga cacahuetes solo obtendrá monos. Los mejores tripulantes que trabajan en yates comerciales o privados saben que los estándares que se esperan de ellos son extremadamente altos y que trabajarán muy duro durante largas horas cuidando el yate y, a menudo, propietarios e invitados muy exigentes.

Encontrar un equilibrio entre las preferencias de los propietarios, el propósito de los yates, la misión, las áreas de crucero y los roles y personalidades correctos de la tripulación es un verdadero desafío y puede mantener a los capitanes, agencias de tripulación y gerentes extremadamente ocupados.

La atención al detalle, el deseo de servir y la flexibilidad son atributos bienvenidos en una industria donde se pueden encontrar algunos de los profesionales mejor preparados. Por ejemplo, algunos chefs de yates pueden ser mejores que los de las estrellas Michelin. La náutica puede proporcionar a la tripulación experiencias verdaderamente reveladoras, llevarlos a lugares increíbles y darles la oportunidad de conocer gente realmente interesante. También ofrece un nivel de ingresos difícil de encontrar en tierra en posiciones similares.

A medida que los yates han crecido, también lo han hecho los problemas de tripulación y contratación, complejidad técnica, mantenimiento, reparación y reacondicionamiento, operación comercial y registro, requisitos de impuestos y gestión que vienen acompañados de una larga lista de acrónimos de la industria como AIS, APA, CoC, ENG, ILO, IMO, ISM, ISPS, LYC, MCA, MLC, STCW, etc. Sin duda, la suma de estos puede parecer desalentador y poco apetecible para compradores potenciales y especialmente para los recién llegados a la náutica, pero deben ser cumplidos y entendidos por tripulación y todas las partes involucradas en la operación de yates.

Muchos más conocimientos acerca del bienestar de la tripulación, sus necesidades sociales y su salud mental se está infiltrando en la industria, lo que solo puede ser positivo. Las posibilidades de rotación de la tripulación se asemejan más a la forma en que operan las marinas mercantes, especialmente entre los oficiales superiores y los jefes de departamento, y se están volviendo más comunes. Muchos trabajos en yates pueden llevar a puestos en compañías en tierra cuando la tripulación decide renunciar a la vida a bordo para que su experiencia y conocimientos náuticos puedan tener continuidad profesional con el tiempo.

Es importante recordar que la tripulación puede ser extremadamente móvil dentro de la industria si el sueldo o las condiciones a bordo no son adecuadas o están por debajo de sus expectativas. Si un propietario está contento con su tripulación y están cuidando el yate y los invitados al más alto nivel, sugeriría tratar de mantenerlos leales, involucrados y motivados. Por otro lado, si la tripulación tiene la suerte de encontrar un armador y un yate que se complementen entre sí, deberían pensarlo detenidamente antes de unirse a otro yate. La hierba no siempre es más verde al otro lado…